Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + ADVIERTE EE.UU.: “ASENTAMIENTOS ISRAELIES EN TERRITORIO PALESTINO SON ILEGALES”

ADVIERTE EE.UU.: “ASENTAMIENTOS ISRAELIES EN TERRITORIO PALESTINO SON ILEGALES”

En el punto más bajo de las relaciones entre los dos países:

RESOLUCION-ONU

Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas demanda negociaciones de paz, basadas en las líneas fronterizas negociadas en 1967, mientras Estados Unidos insiste en que la solución de dos Estados es la única vía para lograr una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos.

Las relaciones llegaron a uno de sus puntos más bajos el 23 de diciembre cuando Estados Unidos no utilizó su poder de veto y permitió la aprobación de una resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas –la 2334- que exigió el cese inmediato y completo de la construcción de asentamientos judíos en territorio ocupado por Israel en Cisjordania y Jerusalén Oriental. El texto de Naciones Unidas condenó dichas colonias como “violación flagrante” del derecho internacional, poniendo en peligro el futuro de la posible solución de dos Estados -lado a lado-, uno palestino y otro israelí.

En una maniobra poco usual, Washington permitió -por primera vez en más de 30 años- que una condena a la política de asentamientos pasara con los votos a favor de los 14 miembros restantes del Consejo. Los integrantes de cada país miembro rompieron en aplausos para celebrar esta resolución que impulsó Nueva Zelanda, Malasia, Senegal y Venezuela, después que Egipto decidiera postergarla tras la llamada del presidente electo, Donald Trump, al jefe de Estado egipcio, Abdel Fatah al Sisi.

Cinco días después, en un discurso de 70 minutos desde el Departamento de Estado, el Secretario John Kerry –quien actuó como mediador en las últimas conversaciones de paz entre Israel y los palestinos en 2014- especificó que la resolución fue motivada por un esfuerzo en salvar a Israel de los “elementos más extremos” de su propio gobierno.

Al conocer la resolución, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no solo reaccionó con ira, sino que advirtió que Israel no acatará la resolución. Llamó a consulta a los embajadores de cada uno de los países que votaron a favor de la resolución, se reunió por separado con el embajador de Estados Unidos en Tel Aviv, retiró sus embajadores en dos de los países en cuestión (Nueva Zelanda y Senegal) y cortó la ayuda al país africano.

Según el New York Times, tan raro momento de tensión entre los dos países no se veía desde que el presidente Harry Truman reconociera el Estado de Israel en mayo de 1948. El diario Hareetz, en tanto, precisó que dicha reacción se debería al temor de Netayahu de que las declaraciones de Kerry pudieran ser utilizadas como base para una iniciativa internacional sobre el conflicto israelí-palestino en la Cumbre de la Paz en París a realizarse el 15 de enero, o que el Consejo de Seguridad pudiera adoptar otra resolución tendiente a una votación antes que Barack Obama dejara el cargo.

La incertidumbre no se dejó esperar. Según analistas, las acciones de Washington en los últimos días de la administración Obama fueron quizás “demasiado poco” o llegaron “demasiado tarde”. Esto porque nadie, ni muchos menos Washington, intentará desalojar a los más de 600.000 judíos de los asentamientos condenados como “ilegales” por la comunidad internacional.

En tanto, Palestina –en un comunicado de su presidente, Mahmoud Abbas- reiteró que “desde el minuto en que el gobierno israelí acuerde terminar con las actividades de asentamientos, el liderazgo palestino estará listo para reanudar las negociaciones sobre la base de la ley internacional”.

No obstante, el presidente electo -Donald Trump- no perdió la oportunidad para quitarle peso a los intentos de paz de la administración Obama. Eligió como embajador de Estados
Unidos en Israel a David Friedman, hijo de un rabino ortodoxo, quien había sido proclive a los asentamientos. Aún así, Mahmoud Abbas expresó su esperanza de que “la conferencia de París produzca un mecanismo y un calendario para poner fin a la ocupación”.

ANTE EL MUNDO
Cinco días después de la votación –en un encendido discurso el 28 de diciembre en el Dean Acheson Auditorium, de Washington DC- el Secretario de Estado John Kerry expuso los fundamentos de su gobierno para no bloquear la resolución de Naciones Unidas contra Israel. Y fue específico: “A pesar de todos nuestros esfuerzos a lo largo de los años, la solución de los dos Estados para poner fin al conflicto israelí-palestino está ahora en peligro”.

Descartó las críticas de Netanyahu, que acusaba a Estados Unidos de haber abandonado a su país amigo. Por el contrario, Kerry reiteró que ninguna administración estadounidense había hecho más por la seguridad de Israel que la de Barack Obama, confirmando haber concluido este otoño un aporte de 38 mil millones de dólares, excediendo cualquier asistencia militar que Washington haya provisto jamás a ningún otro país.

Fue directo: La expansión de los asentamientos y la ocupación sin fin se están combinando para destruir las esperanzas de paz, conduciendo el proceso en forma irreversible a la existencia de un solo Estado. “Pero, de haber un solo Estado –indicó taxativo-, Israel puede ser judío o democrático, pero no puede ser ambos y nunca tendrá paz. Más aún, los palestinos nunca podrán dimensionar el vasto potencial de su propia patria”.

MAS ALLA DE LOS ASENTAMIENTOS
Para Kerry, “la expansión de los asentamientos no tiene nada que ver con la seguridad de Israel. Muchos asentamientos hoy incluso aumentan la carga presupuestaria en las Fuerzas de Defensa israelí; y el movimiento de los colonos está siendo motivado por imperativos ideológicos que ignoran absolutamente las legítimas aspiraciones palestinas”.

Tampoco es excusa –enfatizó- que el tema asentamientos tenga relación con la cantidad de territorio disponible en Cisjordania. Lo importante es si el territorio palestino ya se encuentra quebrado en pequeñas parcelas, como un queso suizo, lo que nunca llevará a constituir un Estado verdadero: “Mientas más puestos de avanzada se construyan, más se expandirán los asentamientos y será menos posible crear un Estado continuo”.

Desde su visión, el problema va más allá de los asentamientos: “Existe un esfuerzo constante de Israel de tomarse Cisjordania e impedir cualquier desarrollo palestino. “Hoy el 60% de Cisjordania, conocida como Area C –la mayor parte de la cual se suponía sería transferida a control palestino bajo los Acuerdos de Oslo- traspasa los límites de desarrollo palestino. La mayor parte de dicho territorio ha sido tomado para uso exclusivo de Israel, designándolo unilateralmente como “tierra estatal” o incluyéndola en la jurisdicción de los consejos regionales de asentamientos”.

Graficó el escenario: “Los campos israelíes florecen en el valle del río Jordán, y los resorts israelíes bordean las playas del Mar Muerto –y mucha gente no se da cuenta de esto- donde el desarrollo palestino está prohibido. De hecho, casi ningún edificio palestino no privado ha sido aprobado en el Area C en lo absoluto. Solo un permiso fue autorizado por Israel en todo el 2014 y 2015, mientras las autorizaciones de cientos de asentamientos avanzaron durante ese mismo período”.

E hizo hincapié: “Las estructuras palestinas en el Area C -que no tienen permiso del ejército israelí- son potencial objeto de demolición y están siendo demolidas a una tasa histórica. Más de 1.300 palestinos, incluyendo a más de 600 niños, fueron desalojados por las demoliciones en 2016, más que cualquier año anterior”.

En opinión de Kerry “la agenda Asentamientos está definiendo el futuro de Israel. Y su propósito es claro. Ellos creen en la existencia de un solo Estado: el gran Israel”. Y advirtió: “Si Israel elige el camino de un solo Estado, nunca tendrá paz verdadera con el resto del mundo árabe, y eso lo puedo decir yo con certeza. Los países árabes han dejado en claro que ellos no firmarán la paz con Israel sin solucionar el conflicto israelí-palestino”.



NEGOCIACIONES COMPLEJAS
Lamentables aniversarios: El próximo año se cumplirán 50 años del fin de la Guerra de los Seis Días y los palestinos recordarán justo lo contrario: 50 años de ocupación militar. Si bien ambas partes aceptaron la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU -que llamó al retiro del territorio que Israel ocupó en 1967 a cambio de la paz y fronteras seguras como base para terminar el conflicto- también han pasado 20 años desde que Israel y la OLP firmaron los Acuerdos de Oslo, donde la OLP formalmente reconoció a Israel, sin que ni la transición ni el acuerdo final se concretaran. Finalmente, Kerry hizo alusión al rey Abdullah de Arabia Saudita, quien hace 15 años propuso una Iniciativa de Paz histórica, ofreciendo normalizar las relaciones con Israel apenas se firmara la paz. Una oportunidad que jamás fue asumida: “Y esa historia es la que ha sido fundamental en nuestro enfoque para encontrar un camino que solucione el conflicto”.

Nadie puede esperar concordar en un resultado por adelantado, aseguró. “Pero, si las partes pudieran, por lo menos, demostrar que ellos comprenden las necesidades más básicas del otro –y potencialmente están dispuestas en concretarlas si las suyas también son satisfechas- quizás entonces habría confianza suficiente para iniciar un proceso significativo”.

A pesar que al cierre de esta edición Donald Trump asumía en la Casa Blanca, Kerry no se frenó para explicitar sus temores: “El Presidente Obama y yo sabemos que la administración entrante podrá seguir un camino distinto, e incluso ha sugerido que podría interrumpir la política que Estados Unidos ha mantenido siempre sobre asentamientos, Jerusalén y la posibilidad de una solución de dos Estados. Pero, nosotros no podemos no hacer nada, ni dejar de decir, cuando vemos que las esperanzas de paz se están diluyendo”.


Carmen Schmitt Yoma

 

 

Deja un comentario: