Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + Ahed Tamimi: EL ROSTRO DE LOS MAS DE 300 MENORES PALESTINOS PRESOS EN CARCELES ISRAELIES

Ahed Tamimi: EL ROSTRO DE LOS MAS DE 300 MENORES PALESTINOS PRESOS EN CARCELES ISRAELIES

Ahed

Ocho meses en prisión deberá cumplir la adolescente por abofetear y patear a un soldado israelí fuertemente armado.

Su arresto provocó impacto internacional y puso de manifiesto la situación de cientos de menores detenidos y condenados por resistir la ocupación militar israelí.

La abogada israelita que tomó su defensa, Gaby Lasky, habló en exclusiva con AL DAMIR y advirtió que lo que se pretende es amedrentar a otros jóvenes palestinos que quieran seguir su ejemplo.

Ahed Tamimi vive en el pueblo Nabi Saleh (Cisjordania, al norte de Ramallah), y pertenece a la segunda generación de palestinos nacidos bajo ocupación. Dos miembros de su familia han muerto durante protestas; Israel ha arrebatado tierras a su familia y secado un manantial que era de su aldea, en beneficio de un asentamiento de colonos cercano. La mañana del día en que fue detenida (19-12-2017), su primo hermano de 12 años fue herido gravemente en el rostro con un balín de acero antidisturbios. Cuatro días antes, la joven había protagonizado un altercado con soldados israelíes que se hizo viral en el mundo entero.

Los hechos ocurrieron en el marco de las manifestaciones realizadas por los palestinos en Cisjordania tras el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del presidente norteamericano Donald Trump, en noviembre de 2017. Durante las dos primeras semanas de protesta, 364 personas fueron detenidas, de las cuales una sexta parte (63), eran menores de edad. (Según datos publicados por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas para los Territorios Ocupados Palestinos).

Al momento de su arresto, Ahed tenía 16 años y al poco tiempo pasó su cumpleaños número 17 en prisión. Fue llevada a la cárcel militar de Ofer -ubicada en las afueras de Ramallah- y puesta a disposición de la justicia militar israelí, que decretó su prisión preventiva mientras durase la investigación. Igual medida afectó a su madre, Nariman, y a su prima Anour, las cuales fueron detenidas junto con Ahed. Tras una negociación entre la abogada defensora de las tres mujeres y la fiscalía militar israelí, Ahed se vio obligada a aceptar 4 de los 12 cargos que se le imputaban, para evitar una pena mayor. Deberá permanecer en Ofer hasta junio, al igual que su madre condenada por incitación a la violencia. Su prima Anour (15), en tanto, recibió la pena de 16 días de prisión. Las tres deberán pagar además una multa económica.

La artífice del acuerdo con la fiscalía militar israelí fue la abogada de esa nacionalidad Gaby Lasky (ver recuadro), quien desde hace diez años se dedica a defender los derechos humanos de los palestinos en los territorios ocupados y mantiene una cercana relación con la familia Tamimi, conocida por su liderazgo y resistencia a la ocupación. En síntesis, no hubo juicio sino lo que en Chile se conoce como procedimiento abreviado, que implica la aceptación de culpabilidad por parte del imputado, a cambio de menor carga de persecución penal desde la Fiscalía. Según consignan medios internacionales, el ejército israelí promovió intensamente esta solución, para evitar la prolongación del caso y los costos que ya estaba teniendo para su imagen en el ámbito interno y externo.

El delito de Ahed fue haber enfrentado, en el jardín de su casa, a dos soldados israelíes fuertemente armados, con gritos, patadas y combos, mientras éstos se mantuvieron impertérritos. Su madre registró el altercado con un celular y posteriormente lo subió a Facebook. Eso marcó toda la diferencia; en 48 horas, se produjo una verdadera intifada virtual solicitando la libertad de la joven bajo al hashtag #FreeAhed. La chica ya era conocida por incidentes anteriores e incluso se había dirigido al Parlamento Europeo en representación de su pueblo. O sea, era una líder.

EL DRAMA DE LOS NIÑOS
En Israel se desató la tormenta. Mientras en sectores de derecha Ahed era presentada como una provocadora profesional educada en una “familia de alborotadores expertos en técnicas de propaganda”, quien además había humillado nada menos que a miembros del ejército, organizaciones no gubernamentales pro derechos humanos salieron en su defensa y pusieron el énfasis en la protección de los menores detenidos por Israel en territorios palestinos.

Sin ir más lejos, en la víspera de la vista de la causa contra Ahed, la ONG israelí B’Tselem presentó en Jerusalén un informe denunciando la desprotección y violación de los derechos de los menores en los tribunales militares en que son juzgados. “Los cambios introducidos en el sistema legal israelí, como establecer una Corte Militar Juvenil, reduciendo los tiempos de revisión judicial o permitir la presencia de los progenitores durante el proceso, en la práctica no han protegido a los menores”, se afirmó. “Solo han servido para mejorar la imagen de Israel”, aseguró Yael Stein, directora de la investigación.

El Estado judío presentó como un logro histórico la creación de dicha Corte. Sin embargo, el informe de B’Tselem establece que, en la práctica, su papel se reduce a ratificar acuerdos de culpabilidad alcanzados previamente entre la fiscalía y la defensa, fuera de sede judicial. Casi todos los menores se acogen a esta alternativa, se indica, ya que el sistema les ofrece pocas opciones. Por otra parte, Israel es país firmante de la Convención Internacional de los Derechos del Niño de la ONU, la cual establece que la prisión debe ser el último recurso a utilizar, y por el menor tiempo posible.

Según las cifras que el Sistema Penitenciario Israelí (IPS) entregó a la ONG, a febrero de 2018 Israel mantenía detenidos a 356 menores palestinos en distintas etapas del proceso judicial. Noventa y cinco estaban cumpliendo pena de prisión tras sentencia. A ellos se sumó Ahed, ante la indignación de su padre, Bassem el Tamimi. “Hoy quedó demostrado que Israel no es invencible y que la presión que ejerce nuestra lucha surte efecto”, afirmó. Sin embargo, añadió, “aun resulta escandaloso que mi esposa y mi hija tengan que estar encerradas durante 8 meses, mientras que el verdadero rostro de la ocupación, el de Elón Azaria, que asesinó a sangre fría a un ser humano, solo cumplirá un mes más que mi hija, que abofeteó a un soldado”. Se refería al soldado que remató de un balazo en la cabeza a un joven palestino que yacía moribundo en una calle de Hebrón tras atacar con un cuchillo a compañeros suyos, cuya pena fue rebajada. El ajusticiamiento también fue grabado con un celular y viralizado a través de las redes sociales.

ENTREVISTA EXCLUSIVA A GABY LASKY, LA ABOGADA ISRAELITA DE AHED TAMIMI

Abogada

La reacción de Gaby Lasky tras el fallo que condenó a Ahed fue clara: “El hecho de que el acuerdo de culpabilidad prevea la eliminación de todos los cargos de la acusación que permitieron detenerla hasta el final de los procedimientos legales, prueba que el arresto de (Ahed) Tamimi en la mitad de la noche y el proceso legal en su contra fueron pasos diseñados para ajustar cuentas con ella”.

Anteriormente, en declaraciones exclusivas a AL DAMIR, había advertido sobre el carácter político del proceso.

Ello, explicó, “porque las cortes militares son un órgano de la ocupación, no son como cualquier corte regular que busca impartir justicia, su trabajo es perpetuar la ocupación. Tomando esto en consideración, ningún juicio de un palestino viviendo bajo ocupación podría ser justo. Por ejemplo, en el caso de Ahed, a ella se le acusó de 12 ofensas en 5 manifestaciones distintas, pero toda la evidencia salió a relucir luego de que fue arrestada. Eso no puede ser llamado un ‘juicio justo’. Otro ejemplo: supongamos que una colona de la misma edad de Ahed hubiese hecho lo mismo: a ella no se le juzgaría en un tribunal militar, sino que en uno civil. No se le dejaría detenida durante la investigación, pero a Ahed, tal como el 71% de los niños y niñas palestinos que son llevados a esos tribunales militares, se le deja en prisión”.

- Usted ha señalado que este es un caso emblemático contra la resistencia pacífica a la ocupación. ¿En qué se basa para tal afirmación?
-Hay muchos niños palestinos detenidos por la acción de las cortes militares, y debemos hablar sobre todos ellos también. Pero, este caso es especial en el sentido de que el video (donde sale Ahed con los soldados), muestra exactamente la narrativa de la lucha palestina no violenta para resistir la ocupación: Puedes ver a una joven mujer que con sus propias manos se enfrenta a un soldado que está pesadamente armado, y que se encuentra en su propia casa, su propia tierra, su propio país. Es muy poderoso desde ese sentido. Este caso está siendo usado por Israel y su ejército como una forma de asustar a otros jóvenes palestinos para que no actúen como Ahed, porque si lo llegasen a hacer se les sancionará con un largo periodo en prisión.

-¿Cómo se explica que una abogada israelita que se declara sionista sea quien defendió a Ahed Tamimi y su familia?
-Para mí el verdadero sionismo significa tener la posibilidad de tener una nación viviendo en paz y bienestar junto a las naciones a su alrededor, con seguridad para todos, con una fuerte democracia. Para poder lograr esto, la única forma es luchar por el derecho de tu vecino a vivir en libertad. Mientras ellos se mantengan bajo ocupación, ni ellos ni nosotros viviremos en paz. Pero, no es solamente por eso. Una de las conclusiones sacadas desde el Holocausto, y no quiero con esto hacer ninguna comparación, pero una de las más importantes enseñanzas morales, es que debes respetar los derechos de otros pueblos, incluso si es que ellos no están de tu lado. Cuando tú llamas a respetar tu propio derecho a la autodeterminación, y yo creo en el derecho de autodeterminación del Estado judío, uno no puede quitarle ese derecho a otro pueblo. Pero, esa es la fotografía más amplia. Yo conozco a la familia (Tamimi) por mucho tiempo y nos tratamos el uno al otro como seres humanos con mucho respeto. No significa nada que yo sea judía y que ellos sean palestinos, sino que todo lo contrario, es un ejemplo de que podemos vivir juntos, con respeto y dignidad, cuidando de los derechos del otro.

Gaby Lasky nació en México y emigró a Israel a los 15 años, donde estudió derecho en la Universidad de Tel Aviv. Actualmente se desempeña como abogada de derechos humanos, secretaria general de la directiva del partido Meretz, y es concejal de la Municipalidad de Tel Aviv. Anteriormente fue dirigente del movimiento israelí “Paz Ahora”.

CLARO MENSAJE DESDE CHILE

A la declaración inicial emitida por la Cancillería chilena, señalando su preocupación por Ahed Tamimi, se sumó un proyecto de acuerdo aprobado por la Cámara de Diputados con 91 votos favor, el cual solicita al ministerio de Relaciones Exteriores de Chile manifestar el rechazo a las detenciones de menores de edad por parte del gobierno de Israel, “particularmente de la niña palestina Ahed Tamimi, (…) cuyo caso se ha convertido en el símbolo de la lucha contra la ocupación israelí”.

Sergio Gahona, diputado UDI explicó que el proyecto fue impulsado transversalmente, desde la UDI hasta el Frente Amplio, “porque creemos que el caso de la joven Ahed Tamimi se trata de un hecho arbitrario y contario a derecho. Por ello, solicitamos al gobierno del Presidente Sebastián Piñera que pida su inmediata libertad y la de todos los niños palestinos que están en las cárceles israelíes. Este caso nos parece muy grave, ya que tener a una niña presa en la cárcel es un atentado y una vulneración a los derechos establecidos en la Convención del Niño”.

El proyecto -que fue promovido por los diputados Matías Walker, Marcelo Díaz, Jaime Naranjo, Pepe Auth, Andrés Longton, Camila Vallejo, Jorge Rathgeb, Karim Bianchi, Karol Cariola y Jorge Brito- también pide que se instruya a la embajadora de Chile en Israel para que visite a Ahed Tamimi y verifique sus garantías y condiciones, así como también que se realicen todos los esfuerzos diplomáticos regionales e internacionales con el objetivo de lograr la libertad de la menor.

El texto aprobado denuncia que “actualmente hay más de 6.000 prisioneros políticos secuestrados en las cárceles de Israel, entre ellos 13 diputados, 12 periodistas y más de 300 niños”. También asegura que Israel incumple en su proceder varias de las condiciones para detener a un niño y que el caso de Ahed Tamimi es un reflejo del diario vivir de cientos de niños palestinos que han crecido en un ambiente hostil de ocupación militar, situación que ha sido denunciada y condenada por diversos organismos internacionales como UNICEF y Human Rights Watch.

La aprobación de este proyecto se dio en medio de la conformación del nuevo Grupo Interparlamentario Chileno- Palestino, bancada que históricamente se ha caracterizado por su transversalidad y por ser una de las más numerosas y activas del parlamento.

Susana Kuncar Sarrás

Deja un comentario: