Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + EL LUGAR DONDE DIOS SE HIZO HOMBRE

EL LUGAR DONDE DIOS SE HIZO HOMBRE

Belén:

DIOS-SE-HIZO-HOMBRE

¿Qué espera encontrar el visitante cuando llega a Belén? Nunca antes me había hecho esta pregunta cuando, a mediados de los años 70 del siglo pasado, estuve por primera vez en Tierra Santa y en la aldea donde nació Jesús. No había pensado en lo que podría encontrar, pero ciertamente no habría anticipado lo que ocurrió en la realidad. Ese día, en la plaza frente a la iglesia de la Natividad, habiéndome identificado como chileno, el cuidador de autos me saludó con cordial entusiasmo. “¡Yo también soy chileno. Soy de Buin!”.

Poco rato después, aunque nunca he olvidado a ese compatriota trasplantado a Palestina, tierra de sus antepasados, fui dominado por otras emociones. Fue cuando sentí, en carne propia, el impacto de la presencia de Dios entre nosotros, encarnado en el Niño Jesús.

Desde entonces, siento que la pequeña gruta del pesebre es el lugar más sobrecogedor del mundo. Tierra Santa es un territorio desbordante de lugares sagrados, no solo para los cristianos. Pero, ese pequeño y estrecho lugar suscita una emoción única en quienes creemos que allí nació Jesús, vulnerable como todo recién nacido, destinado sin embargo a provocar la más profunda revolución en la historia de la humanidad.

Por el lado sur del altar de la basílica, se baja por unos escalones hacia la Gruta de la Natividad. Allí, una estrella de plata de catorce puntas identifica el lugar como el punto en que se produjo el nacimiento. La inscripción en latín dice escuetamente: “Aquí, Jesucristo nació de la Virgen María”.

LA MISION DE SANTA ELENA

Belén está a menos de diez kilómetros de Jerusalén. La ocupación por Israel de los territorios palestinos hace que el viaje sea más complicado que en años pasados. En la actualidad tiene unos 25 mil habitantes. Su historia es larga de unos cinco mil años. Su nombre árabe es Bayt Lahm.

En 325, santa Elena, la madre del emperador Constantino, se empeñó en la difícil tarea de determinar lo más exactamente posible los lugares que marcaron la vida de Jesús. Por orden suya se inició la construcción de la primera iglesia de la Natividad, destruida en 529 y reemplazada por orden del emperador Justiniano. Ha resistido a lo largo de su historia no pocos ataques, pero siempre ha sido restaurada.

Desde 2013 se está trabajando una vez más por reparar los daños del tiempo. Es una decisión de la autoridad palestina y el registro de contribuyentes incluye diversos países y organismos y, desde Chile, a Alberto Kassis y José Said. (*)

Pese a las dificultades para viajar desde Jerusalén, Belén sigue siendo un poderoso imán para los creyentes. También, por una paradoja de estos tiempos tan poco dados a la reflexión espiritual, atrae miles de turistas que no vacilan en enfrentar las tensiones políticas de Medio Oriente.

Es que hay allí una abundancia de lugares que justifican el apelativo de Tierra Santa.

Al este de Belén se encuentra el pueblo de Beit Sahour, donde está el Campo de los Pastores, identificado como el escenario donde el Angel del Señor visitó a los pastores: “No tengáis miedo, observad que os traigo buenas noticias de gran alegría, y serán de gozo para todo el mundo”.

En Jerusalén, donde se vivió el drama final de la Pasión, el juicio, crucifixión, muerte y resurrección, cada paso conduce a uno y otro sitio lleno de evocaciones, el principal de los cuales es desde luego el Calvario. Y hay muchos más a lo largo de la región bañada por el Mediterráneo, desde el Jordán y de Caná a Nazaret.

INVITACION A MEDITAR

En lo personal, aparte de Belén, mi recuerdo siempre persistente es el del monte Tabor, lugar en el cual se cree que ocurrió la “transfiguración” de Jesús. Según el relato de tres evangelistas: “Sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como la nieve, tanto que ningún lavado en la tierra los puede hacer tan blancos… y resplandeció su rostro como el sol”.

No está demostrado que ese sea exactamente el lugar del hecho en que se reveló la personalidad divina de Jesús, pero impera allí una calma profunda, que mueve a la reflexión. Es lo mismo -a mi juicio, al menos- que ocurre a orillas del mar de Galilea, en el monte de las Bienaventuranzas, donde Jesús explicó en palabras sencillas y directas su mensaje y se produjo el milagro de la multiplicación de los panes.

Pero, creo necesario insistir en ello: nada iguala en mi recuerdo la profunda emoción de ver en Belén el sitio mismo donde estuvo la humilde cuna de Jesús. Los evangelistas entregan una información muy escueta al respecto. Pero, a partir de los hechos fundamentales, muchos autores han reconstruido poéticamente los años de niño de Jesús. Tratando de imaginar cómo sería su infancia, su relación con María y con José o con otros niños.

En esta profusión de historias, de situaciones imaginadas y de sueños, siempre en lo personal, para mí resulta clave el apelativo del poeta Andrés Sabella cuando habla de Jesús como el “Niño de los Niños”. Sabella, cuyo padre venía de Palestina, sabía de estas emociones.

Abraham Santibáñez
Fotos: The Community Development Group

(*) La siguiente es la lista de donantes confirmados: Estado de Palestina, República de Hungría, Sr. Saeed Tawfiq Khoury – CCC, Banco de Inversión de Palestina, República de Francia, Federación de Rusia, la Santa Sede – Vaticano, Fondo de Inversión de Palestina, Banco Comercial de Palestina, Banco de Palestina, República de Grecia, Sr. Alberto Kassis – Chile, Sr. José Said – Chile, Patriarcado ortodoxo ruso a través del Patriarcado ortodoxo de Jerusalén, Reino de España Misión Pontificia, Patriarcado ortodoxo armenio de Jerusalén, República de Italia, República Federal de Alemania, Reino de Marruecos, República de Polonia, Grupo Paltel – Palestina, Agencia de Cooperación y Coordinación de Turquía, y Fondo Arabe para el Desarrollo Económico y Social – Bélgica.

Deja un comentario: