Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + GIRA A CENTROAMERICA POR LA UNIDAD DE LA DIASPORA

GIRA A CENTROAMERICA POR LA UNIDAD DE LA DIASPORA

Alexis Sfeir, gerente general de la Fundación Belén 2000:
GIRA A CENTROAMERICA POR LA UNIDAD DE LA DIASPORA

CENTROAMERICA

Estados Unidos, El Salvador y Honduras fueron las tres escalas de una delegación que viajó con el objetivo de estrechar lazos con las comunidades palestinas y, a la vez, promover Taqalid, el encuentro latinoamericano de la diáspora que se realizará en Chile este mes.

Hace dos años, la mesa ampliada palestina, que reúne a 12 instituciones, -en la que Alexis Sfeir participa en su calidad de gerente general de la Fundación Belén 2000- está trabajando de manera coordinada con un solo objetivo: fortalecer una institucionalidad que permita visibilizar a Palestina.

“Esto no había pasado en 100 años, que todas las instituciones trabajen unidas por Palestina”, dice Alexis Sfeir, quien se integró a Maurice Khamis y Diego Khamis, presidente y director del Club Palestino, respectivamente, y quienes en conjunto realizaron una gira por Norteamérica y Centroamérica los primeros días de agosto, buscando sumar a las comunidades palestinas de Estados Unidos, Honduras y El Salvador a Taqalid 2017, el encuentro latinoamericano de la diáspora que se realizará en Santiago entre el 26 y el 29 de octubre.

Entre reuniones para organizar Taqalid, Alexis Sfeir recibe a Al Damir en el Club Palestino, precisamente el lugar en el que esperan reunir a 4 mil personas, entre las que se incluyen más de 500 extranjeros, muchos de ellos pertenecientes a comunidades palestinas que conocieron durante la gira efectuada en agosto y que sirvió, además, para conocer la realidad latinoamericana.

-¿Por qué eligen a Estados Unidos, Honduras y El Salvador?
-Nosotros partimos en enero, hicimos un workshop latinoamericano en Chile con miras a Taqalid. En esa oportunidad vinieron 74 personas de 14 países. Nos pusimos de acuerdo para que este evento fuera de todos, que le perteneciera íntegramente a la colectividad palestina de Latinoamérica. Ahí partió. Nos dimos cuenta de que la única forma de mostrarle al resto que es un trabajo serio y con buenas intenciones, es acercándonos a las comunidades. Viajamos a Perú, Bolivia, Argentina y, en paralelo, visitamos San Felipe, Valparaíso, Temuco y Valdivia. Hemos trabajado tanto a nivel nacional como internacional para construir confianzas, entregar el mismo mensaje, plantear las mismas inquietudes con objetivos equivalentes.

-¿Cómo fue la experiencia en Estados Unidos?
-Fue una tremenda experiencia. En Miami asistimos a la convención de la Bethlehem Association. Había 300 personas de la comunidad palestina de diferentes ciudades de Estados Unidos: San Francisco, Houston, Texas y también gente de Centroamérica. Para nosotros fue muy interesante contar cuál es nuestro trabajo. Nos reunimos con el presidente de la Bethlehem Association y con el encargado de Asuntos Sociales de la American Ramallah Federation. Ambas instituciones entregan ayuda humanitaria a Palestina y esas instituciones, particularmente la American Ramallah Federation, tiene mucha historia. Está compuesta por cinco familias cristianas originales de Ramallah que hacen un trabajo importante de recaudación de fondos para entregar ayuda humanitaria a Palestina.

-¿Cuál es la principal característica de la comunidad Palestina en ese país?
-Son comunidades muy grandes. Han tenido procesos migratorios parecidos a los nuestros, pero es una comunidad que, por ejemplo, no aborda temas políticos por el hecho de estar en Estados Unidos. Ellos prefieren no entrar a nivel institucional porque les puede pasar la cuenta. Asumen un rol un tanto distante y su trabajo lo destinan principalmente al ámbito social y humanitario hacia Palestina. Compartimos prácticas, las nuestras y las de ellos.

-¿Cómo cuáles? ¿Qué podríamos aplicar en Chile de lo que se hace en Estados Unidos?
-Si tuviera que compararnos, por ejemplo, con la American Ramallah Federation, creo que como comunidad en Chile estamos en un muy buen nivel y que podemos hacer cosas muy interesantes en conjunto. Nosotros podemos aportar con el trabajo que estamos haciendo desde Chile y ellos desde lo que realizan en Estados Unidos.

PREDOMINIO PALESTINO EN HONDURAS

San Pedro de Sula y Tegucigalpa fueron las dos escalas de la delegación de palestinos chilenos en Honduras. “Me atrevería a decir que es el país con el mayor número de descendientes palestinos que hay en el mundo después de Chile”, asegura Sfeir. “Si en Chile hay entre 450 y 500 mil palestinos, en Honduras hay aproximadamente entre 350 y 400 mil”.

-¿Qué actividades realizaron en ese país?
-En San Pedro de Sula tuvimos dos instancias muy importantes: nos reunimos con el presidente del Club Arabe Hondureño, Jesús Canahuati, y su directorio, todos empresarios de gran nivel, muy importantes en el país y, luego, con la comunidad más ampliada. Están todos muy entusiasmados no sólo con el hecho de venir a Chile, sino también con la posibilidad cierta de crear institucionalidades en ese país.

-¿Qué mensaje lograron transmitir?
-Ellos están dentro del área de influencia de Estados Unidos, entonces muchas veces tienen cierto grado de temor de hacer cosas muy activas. Pero, cuando se trata del tema humanitario, les explicamos que no tienen por qué dudar, ya que las acciones son para ayudar a los niños de esa parte del mundo. Creo que desde esa perspectiva lograron entenderlo y generamos confianzas, para que en un futuro puedan formar instituciones similares a Belén 2000.

-¿Cómo fue la experiencia en la capital del país?
-En el caso de Tegucigalpa, nos reunimos con María del Carmen Nasser, vicecanciller y con el embajador de Chile en Honduras. Posteriormente, con Freddy Naser, presidente ejecutivo del Grupo Terra, el conglomerado económico más importante de Honduras. Finalmente, terminamos con una cena con 40 personas, donde los invitamos a Taqalid. La recepción fue espectacular, todos muy entusiasmados con la posibilidad de venir, con ganas de participar. A nivel empresarial, de armar una reunión con empresarios palestinos latinoamericanos en Chile para poder generar redes. Esperemos que sus agendas lo permitan.

-¿Con qué sensación se quedaron de la comunidad palestina en Honduras?
-Yo creo que sembramos palestinidad, el orgullo de ser palestino. Ellos se autodenominan árabes. Nosotros les explicamos que ser árabes es algo muy amplio que no delata una identidad específica como el ser palestino. Creo que sembramos la inquietud y esperamos que en el tiempo se traduzca en nuevas generaciones más comprometidas con Palestina.

-¿En qué consistió la última parte de la gira?
-Terminamos el viaje en El Salvador, en la capital, San Salvador. Ahí nos recibió una comunidad muy parecida a la de Chile, con instituciones formadas que hablan de la palestinidad, que ha tenido distintos procesos migratorios: uno, con descendientes palestinos antiguos y otro más reciente, posterior al 48. Hay seis familias que hablan árabe directamente y que obviamente mantienen el tema identitario y el compromiso político con Palestina más fuerte.

-¿Qué fue lo más llamativo de la comunidad salvadoreña?
-Me sorprendió el trabajo de los empresarios. Han hecho una labor muy importante con las comunidades locales. De hecho, construyeron una villa, la “Villa Palestina”, donde hay más de 160 casas con colegios, hospitales, iglesias, todo financiado por empresarios palestinos y la gente, por lo mismo, les tienen mucho cariño y respeto. Es una sociedad muy activa, muy interesada. También recibieron el mensaje de unidad, de trabajar en conjunto por Palestina y de venir a Taqalid. Creo que vamos a tener un grupo muy representativo de El Salvador.

-¿Cuál es el balance general de la gira?
-Siento que logramos despertar el interés en algunas personas claves para crear algo importante en torno a la Fundación. En todos los lugares vivimos este proceso de generar la inquietud, de construir confianzas, de detectar dónde están las verdaderas oportunidades, donde están las personas claves y con esas personas, que tengan el entusiasmo y también el apoyo y el reconocimiento de la sociedad, construir institucionalidades que permitan trabajar en beneficio de los niños de Palestina.

Pablo Jamett S.

Deja un comentario: