Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + LA CINEASTA QUE SALIO A CONQUISTAR EL MUNDO

LA CINEASTA QUE SALIO A CONQUISTAR EL MUNDO

Michelle Cassis Varela:

CASSIS

Con solo 27 años, la joven chilena de sangre árabe ha logado hacerse un nombre en el competitivo mundo del cine con sus premiados cortos y trabajos en moda, realizados principalmente en Nueva York. Ahora busca seguir acrecentando su nombre, esta vez desde Chile.

Dejar el país donde uno nació, la familia, los amigos, la vida, no es fácil, y la comunidad árabe chilena está llena de esas historias, principalmente de antepasados que dejaron todo atrás para venir a Chile a probar suerte. Algo similar a lo que hizo Michelle Cassis Varela (27 años), una joven cineasta que decidió partir a Nueva York para escribir su propia historia de vida. Algo que resultó ser muy exitoso.

A los 22 años se fue a vivir a la Gran Manzana para estudiar cine en la New York Film Academy, iniciando así una carrera en la que ha sido premiada internacionalmente. De hecho, cuenta entre sus reconocimientos con el Premio León de Bronce en los Cannes Lions (Francia); tres oros en El Ojo de Iberoamérica (Argentina); un Palmarés de Bronce en el festival El Sol (España) y Mejor Artista Emergente en el Buenos Aires International Fashion Film Festival con su corto de moda Queens of Flesh & Blood.

Michelle lleva el espíritu aventurero en la sangre. Principalmente por su propia historia familiar, contando con el ejemplo de quien años atrás decidió dejar todo y probar suerte, tal como esta vez lo hizo ella. “Todo comenzó en Palestina con mi abuelo, nacido en Beit Jala en 1895. Vino a Chile cuando tenía 14 años y fue aquí donde conoció a mi abuela y formaron la familia Cassis. Y estamos hablando de mi abuelo, el papá de mi papá, que es prácticamente a la vuelta de la esquina”, afirma, mientras agrega: “No pude conocerlo pues murió antes de que yo naciera. Pero, siempre he escuchado historias de él y me enorgullece saber todo lo que hizo y cómo logró salir adelante en un país tan lejano a su hogar”.

De hecho, reconoce ser bien apegada a sus raíces árabes, fundamentalmente gracias a la comida y las reuniones en el Club Palestino. “Mi abuela nos cocinó rellenos desde que tengo memoria. Y yo siempre le pedía los malfuf que eran mis favoritos. Y, por otro lado, el Club Palestino. Recuerdo que pasábamos todo el verano ahí. En la pérgola, almorzábamos kubbe y volaban de la mesa. Siempre teníamos que pedir más. Tengo muchos recuerdos. El más reciente fue el matrimonio de mi hermana que lo celebró ahí, e incluso todas las hermanas hicimos un show de danza árabe. ¡Fue un éxito!”, asegura.

Su motivación por el cine también nace de una inspiración familiar. Esta vez por su padre y hermano y es algo que viene desde su época escolar. “Siempre supe que quería hacer algo creativo, pero no sabía qué. En mi familia, mi papá y mi hermano eran creativos publicistas. Recuerdo que hablaban entre ellos y yo, al medio, no entendía mucho, pero me gustaba. Pero, fue recién en el colegio cuando me di cuenta que quería contar historias. Más aún, hacer videos de todo tipo. En la casa, teníamos una handycam con la que filmaba todo, a mis hermanas, mis compañeras, mi perro, todo lo que se moviera. Luego vino una época en que me pasaba el día entero en Blockbuster, veía muchas películas. Siempre me intrigaba cómo las hacían”, explica.

Fue así como empezó su camino en el cine, carrera que decidió perfeccionar en una ciudad tan cosmopolita como Nueva York, donde no sólo creció profesionalmente, sino que también como persona. “Llegué a allá el 2012. Tenía la inquietud de complementar mis estudios de cine, pero también de crecer en lo personal. A la semana, me tocó Sandy, el peor huracán en la historia de la ciudad, y dije: ‘Si sobrevivo a esto, puedo con todo’. Por otra parte, la New York Film Academy es una escuela que se basa en el aprender-haciendo. No alcancé a poner un pie en la escuela y ya estaba con una cámara en la calle, frente a una ciudad alucinante. En cada esquina te encuentras con algo o alguien que merece ser filmado”, asegura.

Fue en esa ciudad donde filmó Queens of Flesh & Blood (Reinas de Carne y Hueso), un corto de moda dedicado principalmente a las mujeres que, como ella, llegan a otros lugares a probar suerte. “Un sabio profesor me enseñó que uno no puede escribir sino la propia historia. En Queens of Flesh & Blood no es diferente. Creo que es un film que va dedicado al género femenino y tiene su raíz en que yo efectivamente agarré todas mis cosas y me embarqué rumbo a Nueva York sin conocer a nada ni a nadie, todo con la intención de cumplir mis sueños. Y así como yo, hay muchas otras mujeres valientes. Creo que la magia del cine es que podemos ver estas piezas e interpretarlas de manera en que le hacen sentido a cada uno. En este proyecto tuve la oportunidad de trabajar la música y diseño sonoro con Paula Costábal, también mujer de raíces árabes que se destaca en el mundo del cine en Chile”.

Actualmente Michelle se encuentra en nuestro país, trabajando en una productora y dejando tiempo para desarrollar sus proyectos personales. “Estoy trabajando como directora en Triciclo Films, una de las mejores productoras de publicidad en Chile, donde estoy filmando principalmente publicidad. Pero, al ser freelance también tengo tiempo de desarrollar otros proyectos. De hecho, acabo de filmar un video clip para un cantante chileno llamado Dani Ride, que filmamos en Los Angeles, California, hace un par de semanas”.

Recuadro:
UNA CARRERA INTENSA
Pese a tener 27 años recién cumplidos, la carrera de Michelle Cassis es extensa en cuanto a
filmografía. A la premiada Queens of Flesh & Blood, se le suman Astro Son (2014) y la reciente One Way. “Este es mi último cortometraje, trata de un Drag Queen (travesti) que debe lidiar con los prejuicios y estereotipos del mundo actual. Ya va rumbo a festivales alrededor del mundo, así que estaré atenta a eso. Aquí también colaboré con Paula Costábal en la musicalización. ¡Es una capa!”.

Rafael Lafuente Zaror

Deja un comentario: