Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Reportajes + NADA MAS QUE BUENAS INTENCIONES

NADA MAS QUE BUENAS INTENCIONES

El esperado encuentro entre Trump y Abbas:

BUENAS_INTENCIONES

El mandatario estadounidense se reunió con su homólogo palestino en dos ocasiones. Sin embargo, ambos encuentros fueron más bien de carácter protocolar, dejando en evidencia el estancamiento de las negociaciones para un acuerdo de paz.

En mayo, los ojos de millones de palestinos en todo el mundo se situaron una vez más sobre Washington y Ramallah. Es que, en una acción inédita, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió reunirse dos veces con el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas.

El primer encuentro se llevó a cabo en la Casa Blanca, mientras que en el marco de una gira por Medio Oriente y Europa, Trump visitó por primera vez la Muqata. “La ciudad de la paz da la bienvenida a un hombre de paz”, decía un lienzo que fue desplegado para recibir al mandatario.

El particular manejo de las relaciones exteriores de la nueva administración de Washington, que hace sólo algunas semanas cumplió 100 días, ha generado expectación debido a que la postura de Trump ante el conflicto no ha sido del todo clara. De hecho, hay consenso entre los analistas que, ni en la Casa Blanca ni en Ramallah, se establecieron acciones claras para dar pasos concretos hacia la paz.

“Si bien hubo un encuentro cordial entre ambos mandatarios y un compromiso explícito del presidente Trump de avanzar en una solución al conflicto, todavía no conocemos cuál será la estrategia de Estados Unidos para abordar este tema”, señaló a Al Damir Jorge Sahd, director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica (CEIUC).

El experto explica que Donald Trump ha demostrado ser “casuístico, es decir va definiendo sus posiciones según como se van presentando las circunstancias, lo que hace muy difícil visualizar un plan con objetivos concretos”, señaló.

En efecto, durante el primer encuentro en Washington, Trump se mostró abierto a “ser un mediador o un árbitro o un facilitador” para llegar a un acuerdo. “Lo lograremos”, aseguró en la Sala Oval.

De acuerdo a Alaa Tartir, director del programa Al-Shabaka, de The Palestinian Policy Network, “Trump afirmó que iniciará un proceso ‘que llevará esperanzadamente a la paz’, pero no definió el proceso ni sus parámetros, ni hizo mención alguna al Estado palestino, ni a la solución de los dos Estados tan perseguida por Abbas a lo largo de toda su carrera política”, escribió el analista.

El tema de los dos Estados ha sido un elemento que ha generado posiciones encontradas. De hecho, en la reunión que sostuvo en febrero Donald Trump con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (con quien Trump también se reunió en mayo), el mandatario estadounidense señaló: “un Estado o dos Estados. Aceptaré lo que acuerden”.

En la Muqata, Abbas señaló: “le reafirmamos nuestra posición de aceptar la solución de dos Estados a lo largo de las fronteras de 1967, el de Palestina con su capital en Jerusalén Este, viviendo al lado del de Israel, en paz y seguridad y como buenos vecinos, así como la resolución de todos los asuntos del estatuto final, en base a la legislación internacional y las soluciones y acuerdos internacionales legítimos”.

A juicio de Tartir, ambos presidentes no han logrado entender que, “en primer lugar, un acuerdo de paz duradero y significativo no es posible sin la aprobación y apoyo del pueblo. Conseguir la paz, a diferencia de lo que Trump y Abbas proclaman, es algo más complejo que la mera firma de un documento”, indica el experto.

En tanto, el director del CEIUC, agrega que otros puntos que debiesen tener en mente para avanzar en las negociaciones son “el retiro de los asentamientos ilegales en territorio palestino, mayores facilidades para el movimiento de personas y bienes materiales y una voz más unificada por parte de la Autoridad Palestina”.

Probablemente sea Mahmoud Abbas quien haya sacado más cuentas alegres de ambos encuentros, ya que recibió un espaldarazo a su labor a la cabeza de la ANP, tras el apoyo explícito de Donald Trump. El mandatario estadounidense expresó que esperaba que fuera, “el líder palestino el que firme el acuerdo de paz final y más importante, que traiga seguridad, estabilidad y prosperidad a los dos pueblos y a la región”, dijo Trump en Washington.

Ambos encuentros se han llevado a cabo en medio de cuestionamientos al líder palestino, el que ha permanecido en su cargo desde 2009, sin llamar a elecciones.

“Sin duda que esas palabras de Trump reforzaron el ego de Abbas en un momento en el que sufre una profunda crisis de legitimación en casa, criticado por el pueblo palestino por encaminar la política palestina por el sendero del autoritarismo”, concluye Tartir.

Pablo Jamett S.

Deja un comentario: