Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Reportajes + REGRESAN ESTUDIANTES PALESTINOS TRAS VALIOSO INTERCAMBIO ACADEMICO CON LA UC

REGRESAN ESTUDIANTES PALESTINOS TRAS VALIOSO INTERCAMBIO ACADEMICO CON LA UC

De la Universidad de Belén:

INTERCAMBIOUC

Durante su estadía en Santiago alojaron en la casa de la familia Hasbún Briceño, quienes una vez más se convirtieron en ejemplo de generosidad y compromiso con los futuros profesionales de Palestina.

Hazar Sheibat (21 años), Abed El-Rahman (21 años), Safa Nuaimi (21 años) y Enass Jauni (20 años) fueron los cuatro estudiantes palestinos de enfermería de la Universidad de Belén que llegaron al país para ser parte de un intercambio académico en la Universidad Católica, gracias a un convenio entre ambas entidades y el apoyo de la Fundación Palestina Belén 2000, que financió y coordinó el viaje.

Ellos conformaron el segundo grupo de jóvenes que llegó al país, gracias a esta iniciativa. Los cuatro estudiantes, al igual que el primer grupo, fueron becados por la UC, siguiendo un estricto proceso de selección, siendo el resto de sus compañeros destinados a Francia, Bélgica y Alemania. Sin embargo, el manejo del inglés y sus buenas calificaciones fueron méritos para que en junio pasado ellos fueran asignados a nuestro país.

Provenientes de Belén y de Jerusalén, todos ellos se mostraron maravillados al observar la cordillera nevada y agradecidos de la amabilidad que los chilenos les expresaron en todo momento.

Con entusiasmo y sin ocultar su alegría de estar en nuestro país, Enass afirma que “ha sido una experiencia increíble. Todas las personas han sido muy serviciales con nosotros y hemos notado un trato muy especial hacia nosotros”.

“Es la primera vez que estamos fuera de Palestina, extrañamos a nuestras familias y la comida, que es muy distinta a lo que acostumbramos a comer, pero estamos muy contentos”, comenta Safa.

“Tenemos compañeros de Australia y Estados Unidos y eso hace aún más enriquecedor nuestra estadía acá”, agrega Hazar.

Por su parte, Abed destacó la posibilidad de conocer de cerca el sistema de salud chileno, ver las soluciones a las problemáticas locales, la epidemiología nacional y, sobre todo, saber que las enfermedades que afectan a los chilenos, son similares a las que afligen a la población palestina, como son los distintos cánceres y enfermedades cardiovasculares.

LAS DIFICULTADES EN SU PAIS

Con pena e impotencia, los cuatro advierten las diferencias entre ser un universitario chileno y uno palestino, donde para ellos queda en evidencia la falta de recursos en Palestina y las largas horas que invierten en movilizarse para llegar a su casa de estudios todos los días, producto de los tediosos controles a manos del ejército israelí, especialmente para Enass y Abed, quienes viven en Jerusalén.

A ambos universitarios les toma dos horas llegar a la Universidad de Belén. En el caso de Abed, debe pasar por dos chekpoints y a Enass, que vive más cerca de su casa de estudios, le demanda una hora y media a diario.

Pese a eso, coinciden en que para ellos esto no es un impedimento para convertirse en profesionales y aportar con su formación al sistema de salud palestino, donde la falta de insumos y especialistas son su principal preocupación.

NOS SENTIMOS EN CASA

Fundamental en recibir a los universitarios en Chile fue Mabel Briceño y su marido Antonio Hasbún, quienes una vez más ofrecieron alojamiento en su casa, haciéndoles sentir el cariño de una familia.

“Este es el segundo grupo de jóvenes que recibimos y se nos ha hecho mucho más fácil atenderlos, ya que tenemos la experiencia y ya sabemos sus costumbres y lo que les gusta. Con mi familia hacemos todo lo posible para hacerlos sentir lo más cómodos posible y la verdad es que con ellos, todo es muy agradable. Son chicos muy educados, respetuosos y muy cariñosos”, dice Mabel. “Como familia no nos hacemos problemas con nada y si está en nuestras manos poder ayudarlos para que sean mejores profesionales, lo haremos. Es nuestro compromiso con Palestina”, añade.

Asimismo, ella agradece a todas las personas de la colectividad palestina en Chile que la han ayudado para atender de la mejor manera al grupo, quienes recibieron varias invitaciones para conocer Santiago y sus alrededores.

Acciones de generosidad que fueron muy agradecidas por los jóvenes, que no escatimaron en elogios a Mabel, su familia y todos aquellos que se hicieron presentes durante su permanencia en Chile.

Casi a coro y quitándose las palabras unos a otros, el grupo afirma que “nos hemos sentido en casa, Mabel es una mamá para nosotros. Y muy fundamentalmente, queremos agradecer a la Fundación Palestina Belén 2000, a Jacqueline (que trabaja con Mabel), a Lilian Ferrer, directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica y a todos quienes nos han acogido acá”.

Recuadro:
LOFT BOUTIQUE CASAS DEL CERRO
Arquitecta de profesión, Mabel Briceño es propietaria de “Loft Boutique Casas del Cerro”, tres departamentos independientes de entre 160 y 180 m2, con 4 niveles cada uno, ubicados a los pies del Cerro San Cristóbal, en el tranquilo y céntrico barrio Pedro de Valdivia Norte. Este emprendimiento ha sabido ganarse una excelente reputación entre los turistas nacionales y extranjeros, quienes se han maravillado con la arquitectura y decoración de cada uno de los lofts, a partir de la reutilización, restauración, reciclaje y herencias familiares de la mayoría de los objetos que dan vida a cada rincón de los departamentos.

Rima Qahhat Khamis

Deja un comentario: