Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + Trascendencia de las donaciones: LOS DESAFIOS PARA DESARROLLAR FILANTROPIA EN CHILE

Trascendencia de las donaciones: LOS DESAFIOS PARA DESARROLLAR FILANTROPIA EN CHILE

Conclusión unánime: urge desarrollar una reglamentación única que facilite las donaciones, incentivando al mundo privado a realizar actos de filantropía que generen un impacto social, que no tenga límites de dinero ni que restrinja a quien beneficiar.

La legislación en Chile es compleja y dificulta tanto a personas naturales como jurídicas obtener beneficios por hacer donaciones. Existe en nuestro país un conjunto de leyes de carácter tributario que han establecido diversos beneficios, en particular frente al impuesto a la renta, que permiten de manera muy difícil el desarrollo de la filantropía.

Filantropia2Ante este escenario, Francisco Selamé -socio de PwC Chile- admite que “es evidente que la proliferación de estatutos normativos sobre donaciones produce superposición de reglas, además de confusión y dudas respecto a las que corresponde aplicar en cada caso particular. Por lo anterior, es urgente crear una reglamentación única que se haga cargo de todos los problemas que enfrenta hoy la filantropía en Chile para expresarse y extenderse”.

En esta misma línea, añade que “en relación a los beneficios tributarios que se otorguen a los donantes, hay que ser cuidadoso en el sentido de que no pueden ser de tal envergadura que incentiven a la efusión. Por el contrario, creo que las instituciones filantrópicas que cumplan con requisitos debidamente acreditados de transparencia y seriedad en el manejo de sus recursos deberían gozar de exenciones totales de impuesto a la renta”.

A juicio del experto, se hace necesario legislar una nueva Ley de Donaciones que establezcan reglas sencillas que eliminen las trabas y restricciones civiles y procesales a las donaciones, otorgando beneficios tributarios claros y uniformes a los donantes y donatarios. “Como contrapartida debe establecer sanciones severas a quienes utilicen indebidamente estos beneficios y también deberes de cumplimiento con estándares exigentes respecto del manejo de los fondos por parte de las instituciones benefactoras”, agrega.

Por último, Francisco Selamé manifiesta que: “hay cada vez mayor conciencia del aporte que la filantropía organizada puede hacer a la sociedad y no creo que los políticos puedan permanecer indiferentes frente a la clara y cada vez más urgente necesidad de regular adecuadamente estas actividades”.

ENRIQUECEDOR VIAJE

Filantropia

Recientemente Mónica Zalaquett, directora de la Fundación Belén 2000, viajó a Nueva York para asistir a un seminario para conocer la experiencia filantrópica que realizan reconocidas familias estadounidenses, invitada por JP Morgan y la Asociación de Empresas Familiares (AEF).

Tras su llegada, admite que pudo comprobar que el sistema americano de donaciones está consolidado y que se ha ido profesionalizando con los años al punto de convertirse en “el negocio de dar”.

En este sentido, destaca que “la filantropía familiar tiene su origen en el interés que cada familia tiene respecto a un área en particular y donde vean ellos que no exista mayor intervención del Estado, que comienza con un compromiso personal y un involucramiento de largo 

plazo de los financistas con programas o iniciativas, centrado principalmente en la rentabilidad social”.

Sin embargo, admite que en nuestro país, si bien hay familias que hacen filantropía, hay mucho por hacer aún, partiendo por cambiar la legislación y consolidarla en una sola.

“Hay que reemplazar el actual régimen de incentivo tributario, que actualmente es disperso, y consolidar todo en una legislación clara, transparente y simple, que incentive la donación; que el Estado facilite los actos filantrópicos y no ponga trabas para esto. No nos podemos seguir haciendo los ciegos en esta materia”, reconoce.

Por esto, Mónica Zalaquett es enfática en declarar que “ojalá en Chile algún gobierno perciba la gran oportunidad que tenemos de desarrollar una ley única y que incentive al mundo privado a realizar actos de filantropía que generen un impacto social, que no tenga límites de dinero ni que restrinja a quien beneficiar”.

Rima Qahhat Khamis

Deja un comentario: