Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + “UN VIAJE LLENO DE ESPERANZA”

“UN VIAJE LLENO DE ESPERANZA”

Destacado actor Benjamín Vicuña grabó documental en Palestina:
“UN VIAJE LLENO DE ESPERANZA”

VICUNA
El destacado actor nacional cree firmemente que los niños palestinos merecen dejar de sufrir
y vivir en paz, y es esa esperanza la que quiere se transmita en el documental que grabó, entre otros lugares, en el Campo de Refugiados de Jenin, en Ramallah, Belén, Beit Jala y Jerusalén.

El viernes 15 de septiembre Benjamín Vicuña y un equipo de profesionales, encabezado por el director Jaime Villarreal, regresaron desde Palestina tras 10 días de grabaciones que darán vida a un documental que busca retratar la infancia en medio de la violencia, escenario feroz e inclemente para mostrar un modo de vida, haciendo énfasis en la esperanza que otorgan espacios como el teatro y las artes.

“Viajé a Palestina a partir de dos temas que me convocan: la infancia y el teatro. En el área hay varias experiencias, como el Teatro de la Libertad, de Jenin, y el Teatro Inad en Beit Jala, en las que se usa el poder sanador de este arte. Muchos hablan de una nueva intifada, esta vez cultural, una forma de resistencia pacífica pero consistente, sobre todo entre jóvenes y niños, quienes son los que más sufren en medio de tanta violencia”, señaló Vicuña.

Este viaje, reconoce, llega en una etapa muy especial de su vida: “Y lo tomo como un regalo. La situación de los niños devela la más desgarradora cara de la violencia y poder viajar, establecer lazos y comunicarme con ellos en el lenguaje que mejor me queda -que es el teatro- es una oportunidad increíble. Y lo hago porque creo en la resiliencia y porque siempre, por más feroz que sea el contexto, he visto brotes de esperanza. Creo que los niños palestinos merecen dejar de sufrir y vivir en paz y parte de ese sueño es el que quiero transmitir”.

En Palestina, Vicuña estuvo acompañado por Khalid Massou, actor y quien ofició de traductor durante el rodaje, estudió teatro en Chile y cuenta con más de 30 años de trayectoria en el Teatro Inad, de Beit Jala.

“Juntos, recorrimos Palestina haciendo foco en la esperanza a propósito de la infancia, el teatro y la libertad. Fueron días de conversaciones y experiencias muy conmovedoras, por ejemplo, cuando visitamos una escuela cuyo techo es de lata y donde, al no contar con permiso para construir nada, los niños pasan mucho calor en verano y frío en el invierno; el pequeño patio está al lado de un cementerio y las pocas casas que quedan alrededor están siendo derrumbadas. Eso sin mencionar los puestos de control, donde deben pasar diariamente, y los lugares por donde definitivamente no pueden caminar pues corre riesgo su vida, lugar al que no llegan ambulancias y en los cuales se suele apreciar la carencia de servicios básicos garantizados… En fin, conocimos de cerca las decenas de limitaciones de las que son objeto ellos tanto como sus profesores, pero nunca, nunca dejamos de verlos sonreír, nunca escuchamos malas palabras. Sólo vimos inocencia y sueños de paz”, señala Jaime Villareal, gestor principal de la iniciativa y Master en Cine Documental de NYU (New York University), fundador de la productora Alto Andes y CEO de Pousta, el medio de comunicación digital más leído entre los jóvenes de Chile.

“Me gusta pensar en el teatro como una forma de búsqueda y de expresión personal, pero también como un lugar de libertad”, añade Vicuña, quien junto al equipo partió las grabaciones en el Campo de Refugiados en Jenin, donde una inmensa llave, que simboliza la esperanza de sus habitantes de algún día retornar a sus hogares, les dio la bienvenida.

Ahí conocieron el Teatro de la Libertad, fundado por Juliano Mer Khamis, quien se reconocía como “100% israelí, 100% palestino” y quien fuera brutalmente asesinado el 2011. Ahí Vicuña compartió con actores, directores y profesores, quienes le contaron sobre la importancia de contar con un lugar donde los niños puedan ser ellos mismos, puedan jugar y expresarse libremente. Los niños compartieron con Benjamín en un taller, a la vez que le confesaron cómo este sitio les permite soñar con vivir en paz y la necesidad de cosas tan fundamentales como tener agua, poder dormir por las noches y tener un parque donde jugar a la pelota.

Benjamín Vicuña realizó una decena de entrevistas en diversos lugares y en todos, destacó la dignidad y generosidad del pueblo palestino, tal como posteó en su Instagram. El equipo fue bienvenido en cada sitio que visitó y no hubo una familia que no agradeciera su visita porque les urge que el mundo conozca la situación en la que viven. Que, a través de él, se visibilizara cómo viven hoy los niños en Palestina, era lo que los mostraba más agradecidos, que un equipo venido de tan lejos registrara sus vidas, sus momentos, sus ilusiones.

En las grabaciones -que se extendieron durante 10 días- también participó Sebastián Lara, asistente de dirección, quien tiene 3 años de experiencia como director y como asistente para producciones publicitarias de primera línea; Manuel Barrera, director de fotografía, con más de 15 años en el mundo de la dirección fotográfica en cine y publicidad; y Lorena Penjean, periodista, guionista, investigadora y profesora.

En Palestina, además, estuvieron acompañados por Xavier Abu Eid, quien en su calidad de Asesor de Departamento de Negociaciones de la OLP guió y colaboró con el equipo, resultando siempre un gran aporte a los proyectos de la Comunidad Palestina de Chile. El documental sigue ahora en su fase de post producción y espera estrenarse antes de fin de año en las Salas del Teatro Mori.

Más información en:
https:/pousta.com/blog-documental-palestina-1/

https://pousta.com/apuntes-desde-palestina-parte-2/

https://instagram.com/p/BY83TZlDzoe/

Lorena Penjean Cárdenas, desde Palestina

 

Deja un comentario: