Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Destacadostitle_li=Reportajes + Francisca Tala, Camila Caram y Natalia Salvador: SELECCIONADAS CHILENAS DE HOCKEY EN CÉSPED

Francisca Tala, Camila Caram y Natalia Salvador: SELECCIONADAS CHILENAS DE HOCKEY EN CÉSPED

 Durante fiestas patrias disputarán un torneo en el Country Club que es parte de la primera fase para clasificar a los Juegos Olímpicos.

 

Se conocieron hace cinco años jugando por la Selección Nacional de Hockey en césped. De ahí en adelante estas tres jóvenes se han vuelto inseparables. Más que una amistad, son como hermanas. Reconocen que se aceptan con sus días buenos y malos, en especial cuando viajan a torneos representando al país.

Las tres “Diablitas”, como se les llama en este deporte, Francisca Tala, estudiante de medicina, Natalia Salvador, estudiante de kinesiología, y la ingeniera Camila Caram, comparten la pasión por el hockey en césped desde que eran niñas.

Hoy son la armada palestina de la selección nacional y se sienten orgullosas de representar a Chile. Durante fiestas patrias disputarán un torneo en el Country Club que es parte de la primera fase para clasificar a los Juegos Olímpicos. 

Pero también han tenido que adecuar sus vidas en pro de este deporte como los arduos entrenamientos, los horarios en las universidades, lidiar con algunas lesiones y preocuparse de mantener una vida saludable. “Creo que es más fácil jugar un deporte -afirmó Francisca Tala- cuando uno logra entablar amistad con algunas de tus compañeras porque así la convivencia es mejor y los comentarios te duelen menos”.  Además, cuenta que lo que más le cuesta es que sus profesores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile sean permisivos con los horarios, en especial, cuando debe viajar a torneos fuera de Chile.

En tanto, el escenario académico para la arquera Natalia Salvador es un poco distinto. Comenta que ha tenido la suerte de contar con el apoyo de algunos de sus profesores, quienes se sienten “orgullosos” de tener una alumna en la Selección Nacional.

 

Pasión por el hockey

El año pasado “Las Diablitas” salieron segundas en la Copa América y hace poco obtuvieron medalla de Bronce, un logro que les dejó un sabor amargo. “Cada vez hay más reconocimiento a nuestra disciplina, pero tenemos claro que el fútbol y el tenis son los deportes más conocidos, entonces las personas no van a ver los partidos de hockey en césped”, señaló Camila Caram, quien es la Capitana de la Selección.

Y al ser consultada sobre ¿qué le hace falta a este deporte para incentivar a más jóvenes?, aseguró que como equipo les encantaría, al menos, tener una cancha ya sea pública, municipal o privada, para entrenar y motivar a que otras mujeres se sumen. “Nuestro equipo tiene un muy buen nivel si lo comparamos con Uruguay o Brasil. He tenido la oportunidad de vivir y jugar en Alemania, al igual que Natalia que estuvo tres meses el año pasado y ahí uno ve las diferencias. Me encantaría que las personas dejaran de pensar que nuestro deporte es de elite. Además, es muy fácil de implementar porque los palos te pueden durar casi diez años y en una cancha de fútbol jugamos perfecto”, puntualizó.

Respecto a su vida más cotidiana, las tres concordaron en que viven 24/7 para el hockey y que todo gira en torno a un objetivo final: “lograr ser las mejores en esta disciplina y ojalá obtener un cupo para Tokio 2020”. Como en todas las disciplinas afrontar las frustraciones es clave para seguir adelante. “Hay veces en que lloramos. Es difícil evitarlo, pero siempre nos apoyamos como equipo. Si perdemos un penal, no es porque falló la arquera, sino porque a lo mejor toda la jugada estuvo mal. Ahí somos todas”, señaló Francisca Tala. Y la capitana agregó que “a nosotras nos ponen objetivos claros y normalmente no son fáciles. Es algo que debemos trabajar como equipo. El esfuerzo físico se combina con la mente y el corazón”.

Su preparación también incluye una alimentación saludable. Son categóricas al contar que no consumen grasas saturadas, cero azúcar y alcohol. “Hacemos nuestra vida normal, pero con los entrenamientos hay momentos en que uno está muy cansada y no quiere salir. Preferimos los carretes en casa de amigos y cuando vamos al cine, tratamos de comprar las palomitas más chicas. Nos damos nuestros gustos manteniendo una dieta saludable y nos controlamos con nutricionistas”, agregó Natalia Salvador.

Claro que al momento de pensar en la comida árabe, aseguran que las hojitas de parra en los almuerzos de los domingos son infaltables. “En mi casa -comentó Francisca Tala- preparan los falafel al horno para no comer frituras. Y cuando vuelvo de algún torneo fuera de Chile, siempre me reciben con comida árabe”.

Por Paulina Latrach T.

Deja un comentario: