Bienvenido


Inscríbete a Al Damir con los siguientes datos:







Bienvenido


Ingresa tus datos y podrás ver la última edición de Al Damir:










¿Olvidaste tu contraseña? Hac click AQUÍ para recuperarla.


Si no estás registrado, puedes hacerlo haciendo click AQUÍ

 
  1. (+56 2) 2719 0500
  2. contacto@aldamir.com
 
 
Revista Al Damir + Reportajes + “TENGO PLENA CONCIENCIA DE QUE ME TOCA DIRIGIR UN MINISTERIO SENSIBLE”

“TENGO PLENA CONCIENCIA DE QUE ME TOCA DIRIGIR UN MINISTERIO SENSIBLE”

Isabel Plá Jarufe, futura ministra de la Mujer y la Equidad de Género:

Pla

A partir del próximo 11 de marzo, se convertirá en la primera mujer de origen árabe-palestino en ocupar una cartera de Gobierno en Chile. “Esta designación representa un tremendo compromiso y prometo honrar mis raíces desempeñando una gestión ministerial dialogante e inclusiva”, aseguró.

Solo dos días después de que el presidente electo Sebastián Piñera presentara a su gabinete en el ex Congreso Nacional, Isabel Plá Jarufe recibió a Al Damir en el piso 19 de Apoquindo

3000, sede de la Fundación Avanza Chile -creada inmediatamente después del primer gobierno de Piñera-.

En cuestión de segundos, y mientras esperábamos a nuestra entrevistada, vimos pasar al presidente Piñera, a Cecilia Pérez -próxima ministra de la Secretaría General de Gobierno-, y a Cristián Larroulet, quien encabezará el equipo de asesores del “Segundo Piso” de La Moneda. Indicios claros de que se está trabajando a toda máquina en la previa del cambio de mando.

Tras 48 horas de intensa actividad, y aun visiblemente emocionada por la designación, la nueva ministra Plá se tomó un respiro para conversar relajadamente sobre su historia vital y el importante desafío que está por asumir.

¿Quién es la mujer detrás de este Ministerio? Isabel Plá Jarufe nació en Quillota hace 54 años. Su padre era un emigrante de Cataluña, España, quien llegó a Chile en la década del 50. Su madre era nieta de Sabino Jarufe Fatule, uno de los primeros emigrantes palestinos que se asentó en Quillota comienzos del siglo XX para iniciar una vida de comerciante que se fue traspasando a las siguientes generaciones.

Egresada de relaciones públicas, diplomada en comunicación pública, asesora parlamentaria durante casi 20 años, y militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Isabel se desempeñó como concejala por Peñalolén (2004- 2008) y fue vicepresidenta del partido entre el 2008 y el 2010. Año en que se sumó a la primera administración del presidente Piñera como coordinadora de la Unidad de Coyuntura del ministerio de la Secretaría General de la Presidencia, cargo que ejerció entre el 2010 y el 2014 y en el que fue responsable, además, de llevar adelante una serie de iniciativas relativas al programa Mujer. Una vez finalizado ese periodo presidencial, se integró a la Fundación Avanza Chile donde trabajó los últimos cuatro años.

“En materia política, existen dos grandes períodos que han marcado mi vida: ser concejal y haber sido parte del primer gobierno del presidente Piñera. Dos hitos fundamentales de mi carrera política que me han entregado las herramientas y la seguridad necesaria para asumir hoy este nuevo reto”, enfatiza.

Casada hace más de 20 años con el empresario independiente Luis Felipe Olivares, Plá confiesa que, como buena paisana, disfruta reuniendo a la familia: “Creo que es la mejor forma de honrar mis raíces. Soy la mayor de cuatro hermanos y, en ausencia de mis padres, asumo con alegría el rol de mantener y avivar ese espacio de encuentro y reunión”.

– ¿En qué la sorprendió el nombramiento? ¿Se lo esperaba?

– No me lo esperaba, en absoluto. Imaginaba que se me iba a solicitar algún tipo de participación, pero no pensé que se trataría de un ministerio. Inesperadamente, la mañana del sábado anterior a la presentación del gabinete, estaba en mi casa preparando una charla que daría esa tarde a unos jóvenes de la UDI, cuando recibí la llamada del presidente Piñera. Mi emoción fue total y se la expresé abiertamente: Me siento absolutamente honrada, le aseguro que voy a poner toda mi energía en esta tarea y que no lo voy a defraudar. Cuente conmigo y estoy feliz de ser parte de su equipo, le dije.

– ¿Cómo se toma el ser una de las siete mujeres escogidas?

– Con enorme responsabilidad. Cuando uno está en estos espacios de alta exposición pública, inevitablemente se convierte en un espejo para otras mujeres. Quisiera que fueran muchas más las que pudieran sumarse a altos cargos directivos tanto en el mundo público como en el privado. Creo que en Chile estamos bastante atrasados en esta materia respecto a otros países a los que queremos asimilarnos.

– ¿Qué significa trabajar en un segundo gobierno de Sebastián Piñera, esta vez, desde un lugar más protagónico?

– Un honor y un desafío. No tengo pretextos para no hacer un gran trabajo. Cuento con la experiencia, con la confianza del presidente y con una hoja de ruta que ha sido diseñada seriamente. Actualmente estoy enfocada en conformar un equipo competente, capaz de estar perfectamente alineado con el resto de los ministerios y, por supuesto, con el presidente.

– ¿Qué sello personal quisiera imprimirle a su ministerio?

– Para mí resulta básico desplegar una gestión ministerial que sea inclusiva y dialogante. Eso significa recoger demandas transversales en temas de género y mantener un canal directo de comunicación con aquellos sectores que vienen trabajando en estas materias hace muchos años. Estoy muy abierta a escuchar lo que tengan que decirme. El presidente nos ha pedido, además, desarrollar un especial sello social, con los pies muy puestos en terreno y en contacto permanente con las organizaciones civiles.

– ¿Dónde pondrá el foco de su gestión?

– Todos los temas relativos a la mujer son importantes y urgentes. Pero, para iniciar el trabajo, hemos definido cuatro pilares prioritarios: reducir y/o eliminar las brechas legislativas que subsisten en materia de derechos entre hombres y mujeres; propiciar la autonomía de las mujeres, especialmente en lo económico; combatir frontalmente la violencia hacia ellas; y acelerar su incorporación a la alta dirección pública y privada.

– ¿Cuál vislumbra será el mayor desafío de su gestión?

– Es muy complicado nombrar uno por sobre otro. Todos los desafíos que nos hemos planteado son esenciales y muy complejos. Tengo plena conciencia de que me toca dirigir un ministerio sensible y, por ello, nos esforzaremos al máximo por cumplir nuestras metas y estar a la altura de lo que se espera de nosotros.

– ¿De qué manera se reciben las críticas cuando ni siquiera se ha comenzado la tarea?

Las esperaba y las acepto humildemente porque tengo claridad de que vamos a hacer un muy buen trabajo, con gran compromiso y mucho respeto. Estoy tranquila y convencida de que, cuando me conozcan, muchas de las personas que me han estado criticando se van a sorprender.

– ¿Cómo definiría a la mujer chilena?

– Como una mujer aguerrida, solidaria, inagotable, que no se achica ante nada y que se vuelve a levantar las veces que sea necesario. Como una mujer que se hace cargo de su familia, capaz de sortear las distintas barreras culturales que se le presentan y de enfrentar a diario el excesivo peso que cae sobre sus hombros.

– ¿Y en qué se asemeja a la mujer palestina?

– En muchos aspectos, pero, fundamentalmente, creo que el mayor punto de encuentro está dado por el alto valor que le otorgan a la familia y la constante preocupación por el bienestar de cada uno de sus integrantes. Lo he conversado con muchas mujeres de la colectividad, y coincidimos en que la impronta de la mujer palestina se impregna en quienes compartimos esa sangre. Estoy muy orgullosa de mis raíces y me he alimentado de ellas durante toda mi vida. Crecí sabiendo que debía ser una mujer empoderada, capaz de llevar las riendas de mi vida y de pararme sobre mis propios pies. Ese aprendizaje fue vital y me convirtió en la mujer que soy hoy.

 

Paula Mobarec Hasbún
Fotografías: Max Montecinos

 

Deja un comentario: