- Notas, Reportajes

Columna a Alejandra Mustakis

COLUMNA DE OPINION

LAS LECCIONES DE LA ABUELA MARÍA

Por Alejandra Mustakis, Presidenta ASECH

Mi bisabuela María Saud, era una mujer palestina. Estaba casada con Teodoro Elsaca, formaron un hogar con cinco hijos y vivían en Puente Alto. Con sólo 48 años de edad Teodoro muere y María se vio en la necesidad de sacar adelante sola a su numerosa familia.  Por ello, decidió crear un almacén de barrio, ubicado en la calle Concha y Toro, a dos cuadras de la plaza de Puente Alto. Ahí ella fiaba, llevaba el registro sagrado de los deudores en un cuaderno que rigurosamente actualizaba conforme iban pasando los días, y basaba su negocio en la confianza, la buena fe y la amistad entre los vecinos.  Tal vez por ese motivo se ganó la reputación de ser, en ese entonces, el negocio más reconocido del barrio.

Su piel era tan hermosa y lisa, que había quienes decían que esto se debía a que había trabajando tanto toda su vida, que nunca había salido del almacén a disfrutar de la luz del sol. Tomaba sus remedios con un whisky, vestía siempre de café (pagando una manda que hoy no soy capaz de recordar) y a los 93 años falleció. Lúcida, tranquila y feliz de haber cumplido con su deber de emprendedora y madre. 

Mi bisabuela María, tenía una fuerza que reconozco hoy como la impulsora de la vida de emprendedora que llevo. Ella me enseñó grandes lecciones: algunas difíciles y otras satisfactorias. Todas, que además de hacerme una buena emprendedora, me hicieron una mejor persona.

María me enseñó que no es fácil vivir del emprendimiento y que por eso, son pocas las personas que lo hacen; que ser el dueño de su tiempo o convertirse en su propio jefe no puede ser una razón para emprender, sino solo una consecuencia efímera de ese propósito; que ser emprendedor requiere que todos los días se esté dispuesto a aprender algo nuevo; y que las ideas representan un porcentaje muy mínimo del éxito versus el trabajo duro y bien hecho.

Ella me enseñó también que todos los días habrá alguna razón para abandonar y rendirse y que para seguir adelante se necesita pasión, no sólo porque es bonito hacer lo que a uno le gusta, sino porque sin ella no se puede sobrevivir a tantas dificultades. De su ejemplo aprendí que no tener dinero no puede ser una justificación para no emprender, y que es bueno partir equivocándose rápido y barato. Que si se va a iniciar un negocio éste necesariamente debe tener en cuenta su estilo de vida y que no sirve levantarse todas las mañanas a emprender en algo que no agrada.

Todo eso y mucho más me enseñó esta poderosa mujer palestina. Y que hoy refleja el valor de cada abuela, madre, esposa y hermana que han sido parte de la historia de esta comunidad en Chile. Valores que les han permitido renunciar a muchas seguridades para perseguir sueños y que, sin lugar a dudas, han valido la pena.

 

5 thoughts on “Columna a Alejandra Mustakis

  1. Alejandra, muchas gracias por compartir esta conmovedora historia de esfuerzo, abnegación y sabiduría con la cual además me siento muy identificado con las experiencias pasadas por parte de mi familia al llegar a Chile.

  2. Alejandra, como si doña María Saud me hubiera empujado y alentado cuando, en Septiembre de 1960 decidí dejar un excelente trabajo de planta en el cual me desempeñaba como secretaria, para emprender
    junto con una socia por nuestra cuenta, un «Servicio de Secretariado», que al año ya le habíamos agregado «y de Conferencias» y así…. hasta el presente. Excelente tu columna, felicitaciones, seguro que inspirará a mas de alguna joven a emprender algún servicio o negocio. Por algo eres la Presidenta de los Emprendedores de Chile. Bravo Alejandra !!!!

  3. Alejandra tuve la satisfacción de conocer a tu madre como una cliente excepcional,ordenada cumplidora de sus compromisos con una diciplinar admirable, un trato muy agradable respetuoso y grato. tu prestigio y capacidad profesional y como mujer las admiro y me llena de orgullo tu participación en temas muy sensibles desde una posición de gran altura intelectual y personal , tu participación en Al Damir es todo un acierto de su Directora Paulina Yarur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *