- Notas, Reportajes

ONU CONDENA EMPRESAS Y COLONIAS EN TERRITORIOS OCUPADOS

Organismo internacional busca visualizar la permanente violación de los Derechos Humanos al pueblo Palestino.

La Oficina de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas mostró públicamente su rechazo a las violaciones de los Derechos Humanos en territorios ocupados. En febrero presentó, en el informe A/HRC/43/71, a las 112 empresas que de acuerdo al párrafo 96 del Informe de la Misión Internacional Independiente de Investigación son “empresas comerciales que han permitido, facilitado y beneficiado, directa e indirectamente, la construcción y el crecimiento de los asentamientos y han mantenido actividades comerciales y cuestiones relacionadas que plantean preocupaciones particulares sobre las violaciones de los derechos humanos” en todo el Territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental.

Airbnb, Expedia, TripAdvisor, Booking, Opodo, eDreams, Alstom y Motorola Solutions, son algunas. Del total, 94 empresas tienen domicilio en Israel, seis en Estados Unidos, cuatro en Países Bajo, tres en Francia, tres en Reino Unido, una en Tailandia y una en Luxemburgo.

Al presentar este reporte, la actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, aseguró estar consciente que éste es un tema que es y será polémico: «Sin embargo, después de un proceso de revisión extenso y meticuloso, estamos satisfechos de que este informe basado en hechos refleje la seria consideración que se le ha dado a este mandato sin precedentes y altamente complejo y que responda adecuadamente a la solicitud del Consejo de Derechos Humanos”.

 

Condena expansión de asentamientos ilegales

Michael Lynk, relator especial sobre la situación de los Derechos Humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967, expresó en marzo su preocupación por la construcción de más de ocho mil viviendas israelíes definiendo la acción como «una violación significativa del derecho internacional». 

Esto, en respuesta al anuncio de Israel de edificar tres mil viviendas en el área E1 al este de Jerusalén, lo que uniría la ciudad al asentamiento israelí de Ma’ale Adumim, disminuyendo efectivamente la continuidad territorial entre el norte y el sur de Cisjordania. El experto, considera que este aumento dramático de asentamientos ilegales “convierte la solución de dos estados en un espejismo que se desvanece, pero también consolida la base territorial para que Israel, la potencia ocupante, haga un reclamo soberano para anexar los asentamientos.

Además, se anunciaron otras tres mil viviendas en el asentamiento ilegal israelí de Givat Hamatos en Jerusalén, cortando la continuidad territorial entre las comunidades palestinas en Jerusalén Este y Belén. Mientras que el Consejo Superior de Planificación de la Administración Civil aprobó doce planes en once asentamientos contemplando 1.739 viviendas, mayormente en Cisjordania.

El relator especial pidió que hubiera un costo para el desafío al derecho internacional: “Pido a la comunidad internacional que revise su extenso menú de sanciones y contramedidas para detener esta marcha hacia una mayor ilegalidad. Los productos de liquidación no deben ingresar al mercado internacional. Deben revisarse los acuerdos existentes y propuestos con Israel. Las investigaciones actuales en la Corte Penal Internacional deben ser apoyadas”.

 

Claudia Farah

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *