- Notas, Reportajes

PANDEMIA QUE PARALIZÓ EL MUNDO

Coronavirus:

LA PANDEMIA QUE PARALIZÓ AL MUNDO

  • Lo que partió como la noticia de un nuevo virus nacido en China se convirtió, en cuatro meses, en el único tema de conversación y en el foco de la agenda política y sanitaria mundial. Y no es para menos. Sólo en Chile la cifra bordea 126 fallecidos y más de 10 mil casos de contagio.

Calles vacías. Tiendas, restaurantes y bares con las cortinas abajo. Parques desolados. Largas filas de personas separadas por un metro de distancia, con mascarillas y guantes, en supermercados y farmacias. Parece una película apocalíptica, pero es una pandemia que está azotando al mundo entero y que ha puesto en jaque las economías, los sistemas de salud, las formas de trabajar y estudiar, la vida social y un largo etcétera. ¿Qué virus es éste  capaz de paralizar cientos de países y cambiar drásticamente la forma de vida que llevábamos?

Según la Organización Mundial de la Salud, los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En las personas se sabe que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más peligrosas como el síndrome respiratorio. La enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto actualmente es el COVID-19. “Las  investigaciones indican que el vector del brote del coronavirus apunta a los murciélagos, éstos ya habían sido causantes de otro tipo de cuadros respiratorios severos como SARS”, explicó el doctor Rodrigo Gil Dib, broncopulmonar de Clínica Las Condes.

Una persona puede contraer COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus  a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen al toser o exhalar. En  general, sus síntomas son leves, especialmente en los adultos jóvenes y niños. No obstante, también pueden ser graves y requerir de hospitalización, principalmente en la población vulnerable: adultos mayores, personas inmunodeprimidas o con enfermedades asociadas.

Al tratarse de un brote relativamente nuevo, aún existen ciertas dudas en la población. Una de ellas, es cómo diferenciar el coronavirus de una influenza o un simple resfrío. Según declara el profesional de Clínica las Condes, existen muchas similitudes, por lo que es muy difícil distinguir cuando es lo uno o lo otro. Lo que podría diferenciarlos es que en este último, la afección intestinal es un poco más severa. “Lo importante aquí es hacerle el examen de coronavirus sólo a los casos sospechosos, no a cualquiera, lo otro no tiene ningún sentido. Informarse es trascendental para bajar la ansiedad que producen estos cuadros”.

Bastante se ha debatido entre los expertos de todo el mundo sobre las medidas que los gobiernos deben tomar para intentar aplanar la curva de infectados y fallecidos. Para el doctor Luis Enberg, presidente de la Sociedad Chilena de Medicina de Urgencia y jefe del Servicio de Urgencia de Clínica Meds La Dehesa, el tiempo de duración de una pandemia tiene directa relación con las medidas que se tomen. De lo contrario, aumenta el número de contagiados. “Lo que se está viendo en Chile, a diferencia de España e Italia, es que la progresión del virus no está siendo tan rápida y eso permite que los sistemas de salud  logren absorber la cantidad de pacientes enfermos”, dice el profesional. Agrega: “Hay que tener en cuenta que las infecciones y las pandemias afectan a la población no sólo en el punto de vista de la enfermedad,  sino que también en lo social y en lo económico. Entonces uno tiene que ser responsable en ese sentido al tomar las medidas. Nosotros no manejamos toda la información para levantar o poner una cuarentena, la autoridad probablemente sí”.

¿Cómo se puede atacar el coronavirus?

A pesar de los esfuerzos que están haciendo en muchos laboratorios del planeta, hoy no hay ninguna vacuna efectiva y probada para prevenir el Coronavirus. Sin embargo, encabezado por el  doctor   Raimundo Gazitúa  jefe de Hematología del Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez (FALP), se  está desarrollando un estudio experimental  llamado “Tratamiento Investigacional Compasivo, Plasma Convaleciente” para enfrentar esta pandemia y poder ofrecer una alternativa en especial para los  pacientes oncológicos, quienes presentan mayores riesgos de desarrollar complicaciones por COVID-19..

El plasma convaleciente funciona a partir de la donación de sangre de personas recuperadas del COVID-19. En el caso de los pacientes que se han infectado y luego vencido al coronavirus, se sabe que tienen anticuerpos contra este virus, los cuales se pueden cuantificar en el plasma donado. “De esa forma, cuando vemos que supera cierta cantidad de títulos de anticuerpos, está en condiciones de poder ser administrado a un paciente”,  cuenta el doctor Gacitúa.. “En la medida que  se reduce  esta viremia y se  baja la carga viral, se supone que la cantidad de virus en el organismo va a bajar y de esa manera van a disminuir los efectos nocivos en los distintos tejidos donde está atacando, principalmente en el pulmón”, agrega el especialista.. 

Al reducir la gravedad del paciente –explica el profesional- se puede  independizar más rápidamente de la ventilación mecánica y evitar consecuencias fatales. A eso apuesta el actuar temprano del plasma. Por eso se considera muy relevante poder administrarlo en los pacientes infectados en una etapa precoz, es decir, antes de 14 días e idealmente en las fases más tempranas, una vez que el paciente está diagnosticado y con criterios de gravedad.

A  nivel mundial, el uso de plasma convaleciente ha demostrado ser seguro y efectivo en otras enfermedades como AH1N1, SARS, MERS y Hantavirus. En el caso de COVID-19, los resultados obtenidos en China, donde todos los receptores se recuperaron antes del tiempo esperado y con menor esfuerzo terapéutico, llevó a la FDA a liberar las restricciones para que otros centros pudiesen incorporar el plasma convaleciente como una herramienta experimental de tratamiento. Los resultados preliminares han mostrado que el beneficio de aplicar plasma convaleciente de manera temprana son alentadores respecto a la mejoría clínica, tiempos de conexión a ventilación mecánica y disminución de carga viral. 

Josefina Hirane 

Priscilla Hirane

Prevención Coronavirus según CDC ( Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades)

  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Quedarse en casa si está enfermo o si se ha declarado cuarentena.
  • Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar y luego botarlo a la basura.
  • Limpiar y desinfectar los objetos y las superficies que se tocan frecuentemente, usando un producto común de limpieza de uso doméstico en rociador o toallita.
  • Seguir las recomendaciones sobre el uso de mascarillas.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño, antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • No acudir a lugares públicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *